de importancia

Botero, documental de vida

abril 29th, 2019 | by Nino Canún
Botero, documental de vida
Cultura
0

cultura@eluniversal.com.mx

A partir del 3 de mayo, en varias salas de cine de México se proyectará el documental Botero, una película acerca de la vida del pintor y escultor colombiano Fernando Botero, que es dirigido por el canadiense Don Millar y producido por Lina Botero Zea, hija del artista.

En los 82 minutos, el documental hace un recorrido a través de su propia voz, de las de sus tres hijos –Fernando, Lina y Juan Carlos— y de las de algunos de sus allegados.

El documental fue grabado durante 19 meses en 10 ciudades del mundo: Medellín, París, Nueva York, Pekín, Pietrasanta, Italia, —donde tiene su residencia— y Aix en Provence, Francia, donde se realizó en 2017 la muestra Botero, diálogo con Picasso.

En entrevista con el periódico El Tiempo, Lina Botero relató que cuando su padre se decidió por el camino del arte, en la década de 1940, tuvo el apoyo de sus padres —David Botero y Flora Angulo—. “Es importante que la gente sepa que esa decisión en su momento requirió de mucha valentía: declararse pintor, artista, en un mundo provincial, elemental, no era fácil”, dijo Lina Botero.

La producción retoma la vida personal y artística del pintor, escultor y filántropo, pero se fija en detalles no tan conocidos, por ejemplo, la influencia de su padre en las formas rotundas que caracterizan su obra o el rechazo y la frustración que sufrió por no encajar en los grandes movimientos artísticos,

“Su historia personal es muy inspiradora para las nuevas generaciones. La gente cree que siempre fue exitoso, y al contrario, debió enfrentar momentos muy duros en su vida. ¿Sabes qué lo ayudó? Tener muy claro su norte, eso de no pertenecer a una corriente de moda, garantizó su permanencia en el arte”, agregó la productora.

Siete décadas después de haber pintado su primera acuarela, Botero es un referente en las artes plásticas en todo el mundo. Sin embargo, no existía un consolidado alrededor de sus obras ni bocetos. Tampoco de los homenajes audiovisuales de los que había sido objeto. Hasta ahora.

“Mi interés de participar en el documental es que nos quedara todo ese material, que es parte de su legado”, comentó Lina y explicó que durante dos años y medio, a la par de las grabaciones, un grupo de investigadores se encargó de rescatar y clasificar los archivos.

La idea de hacer un nuevo documental, esta vez con la injerencia total de la familia del maestro, surgió del realizador canadiense Don Millar. “Aceptamos porque queríamos que la gente accediera fácilmente a la historia de mi papá, pues ha habido cientos de documentales sobre él que jamás se han visto aquí (….). Luego de encontrar el tono y el hilo conductor de la historia venía lo más complicado: cómo podríamos lograr que mi papá nos contara cosas, siendo él una persona con un grado de pudor extremo, al no le gusta hablar y que prefiere que su obra se exprese”, relató Lina.

De hecho, lo consiguieron. Aunque el audiovisual incluye varias voces, es la del maestro la que cuenta anécdotas e incluso comparte historias con sus hijos, mientras se toman un vino. “Debimos crear esos ambientes en los que se pudiera soltar a hablar y que prácticamente se olvidara de que existía la cámara”, dice.

Con 86 años de edad, Botero jamás se ha alejado de su oficio, y se ha preocupado por compartirlo, a través de donaciones en el país y en el exterior. “Construir dos museos en Colombia es la decisión más importante que ha tomado en la vida y la que más satisfacción le ha producido”.

“Mi papá tenía mucha resistencia al proyecto. A él no le gusta ser centro de las cosas. Al final, sí le agradó mucho. Tanto que le escribió una carta al director agradeciéndole, porque ‘el documental iba a cumplir un propósito grandísimo en su historia’. Y es cierto: esto es parte de su legado”, concluye Lina Botero. (Con información de EL TIEMPO / GDA)